Entrevista a...

Lola
Casariego


Pedro Gómez Manzanares

(Madrid, 22 de Marzo 2012)

Lola  Casariego
Lola Casariego


Hace tiempo que veníamos disfrutando de una voz como la de Lola Casariego. Habíamos hablado en varias ocasiones con ella, aunque no con la dedicación suficiente como para conocer mejor a una de las grandes voces del teatro lírico español, a la que le acompaña unas excelentes cualidades como actriz.

Fue en el Teatro de La Zarzuela, con La chulapona, donde la oímos por primera vez y despertó nuestro interés. Después cantó, en el mismo recinto, la ópera rossiniana El barbero de Sevilla. Luego vinieron otras zarzuelas, ópera, música barroca… y grabaciones en audio y video como El barberillo de Lavapiés, Goyescas, Los elementos, Acis y Galatea, Júpiter y Semele, El hijo fingido, Agua, azucarillos y aguardiente, Three Portraits with Shadow… Su voz ha evolucionado desde mezzosoprano a soprano lírico spinto, todo un descubrimiento para la lírica española.

Hoy nos citamos en su casa donde relajadamente conversamos. Bebe agua y se cubre ligeramente con una pequeña manta, mientras que la habitación tiene la humedad controlada por un humidificador.


Lola  Casariego - Manuela en La chulaponaLola, Recuerda con nosotros aquella Manuela, de La chulapona, que fue tu primera representación y que tuvo lugar en el Teatro de La Zarzuela.
Me encontraba haciendo un curso en Salzburgo y me avisaron para presentarme a un casting en el Teatro de La Zarzuela. Miguel Roa me dijo “Lolilla, el papel es tuyo, así que ya puedes empezar a trabajar”. Tuve alguna duda de si mi origen asturiano podría generarme alguna dificultad para representar un personaje tan castizo y madrileño, pero no fue así. Todo salió como soñaba. Después de esa primera experiencia comprendí que lo mío era la escena.

¿Cómo fue tu paso por Edimburgo?
Fue un frío mes de agosto. Llevamos el mismo montaje de La chulapona y tuvo un gran éxito. El público de Edimburgo ama la música y tiene un gran conocimiento musical. Se aplaudió mucho y la prensa escribió críticas muy positivas tanto para la obra y para el resto de compañeros como para mí.

¿Cómo te sientes cantando obras de compositores de zarzuela?
Disfruto con todos los que he podido cantar, aunque reconozco que a algunos, su formación y experiencia musical les permite escribir muy bien para la voz, como es el caso de Sorozábal, Barbieri, Torroba…

Lola  CasariegoTe arriesgaste a grabar zarzuelas barrocas de Literes, zarzuelas en su estado casi original ¿Cuál fue la razón?
Eduardo López Banzo, director del entonces recién estrenado grupo Al Ayre Español dedicado a la música barroca española y en concreto de la obra de Antonio de Literes, me vio representando La chulapona y me ofreció cantar con su grupo el personaje central de Los elementos. Era un grupo de una increíble calidad musical, que hacía su trabajo con mucho amor y enseguida me enamoré de esa música. El barroco es un estilo de gran exigencia del que se aprende mucho.

¿Cómo consideras al Teatro de La Zarzuela?
Allí me siento como en casa. Mi primera experiencia dentro de él fue de refuerzo del coro durante una temporada de ópera, después hice algunos partiquinos y seguidamente mi debut como solista con La chulapona. Tras esto, Alberto Zedda me eligió para cantar El barbero de Sevilla. Todo ello me permitió posteriormente cantar ópera, más zarzuela, oratorio, recitales y conciertos en numerosos teatros de muchos países. En relación con la zarzuela, allí he cantado también Pan y toros, Los diamantes de la corona… y quizás próximamente, el papel de Salud en La vida breve.

¿Cómo ha sido la evolución de tu voz? ¿Dónde está mejor ubicada tu voz, como mezzo aguda, cómo soprano lírico spinto o cómo soprano dramática?
Realmente mi carrera musical ha ido creciendo al ritmo de la historia de la música, desde el barroco hasta música más contemporánea, pasando por el clasicismo, el romanticismo, el verismo… El personaje de Salud, de La vida breve, me permitió ver mis capacidades para el spinto. Pero realmente fue el tenor argentino Daniel Muñoz quien descubrió mis posibilidades en la zona alta de mi voz y en ese proceso he estado los últimos cinco años, pasando de mezzo a soprano lírico spinto, registro en el que me siento más plena.

Lola  Casariego en Los diamantes de la corona

Se habla siempre de la música de zarzuela. ¿Qué piensas del texto?
Es cierto, conocemos el autor de la música pero difícilmente recordamos el nombre del libretista. Realmente hay libretos menos valiosos que otros, pero también es cierto que en muchas obras el texto es una pieza importante. No olvidemos que la zarzuela tiene una gran parte declamada. Recordando alguna de las obras que he representado, puedo decir que disfrutamos mucho con el verso de Los diamantes de la corona. También recuerdo con respeto el libro de La chulapona o el de Pan y toros.

¿Cómo dibujarías el estado actual de la zarzuela?
Me da la impresión que se empieza a valorar de nuevo el género. Veo una apertura en el abanico de cantantes, principalmente en el Teatro de La Zarzuela y eso es un signo positivo.

¿Tu paso por la música barroca ha podido influir a la hora de interpretar zarzuela?
El barroco es un estilo muy expresivo. Tienes que estar constantemente mostrando “afectos”, “contrastes”, distintos estados de ánimo, alegría, tristeza… En ese sentido puede tener cierta relación. Pero la zarzuela tiene que ver más con el verismo que con el barroco. En todo caso el barroco fue una etapa en mi carrera profesional que queda lejos. Actualmente mi voz tiene una mayor proyección, para recintos mayores, para atravesar grandes orquestas. El barroco estaba pensado para recintos menores y para orquestas pequeñas.

¿Con qué zarzuelas te sientes más cómoda cantando actualmente?
Realmente estoy de “estreno de voz”. Con mi voz actual me encuentro identificada con Luisa Fernanda, La del soto del parral, La del manojo de rosas, Gigantes y cabezudos, El gato montés… en el campo operístico con Aida, Leonora en La forza del destino, Tosca

Lola  Casariego en Amadeu

¿Cómo ves a nuestra zarzuela a medio plazo?
En los últimos 20 años se ha arriesgado mucho escénicamente más en ópera que en zarzuela, se ha querido romper con todo lo clásico, unas veces acertadamente y otras no tanto. Presiento una vuelta al clasicismo o más bien una vuelta a lo clásico desde una perspectiva más actual. En mi opinión, el montaje no debe dejar a la música en un segundo plano sino favorecerla. Ha de tenerse presente que la acción y la música deben ir de la mano. A veces el director de escena quiere ser el protagonista y eso no es positivo. Actores, músicos, cantantes, directores, como intérpretes que somos, aún innovando en la interpretación, debemos ser fieles a lo que quisieron transmitir y expresar los autores.


Lola  Casariego

Nos quedamos con la primicia de su posible vuelta al Teatro de La Zarzuela con La vida breve y con su próxima actuación en Amadeu en los Teatros del Canal, después del éxito de la temporada anterior. El sol se ha ido y la noche aparece tras los cristales de la venta, el tiempo pasa muy rápidamente cuando la compañía es grata.

© Pedro Gómez Manzanares 2012


in English
Lola Casariego website
Júpiter y Semele (Literes)
portada de zarzuela.net

5/IV/2012