María Luz
González
Peña


Entrevista a la directora del Centro de Documentación y Archivo (CEDOA) de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) por

Ignacio Jassa Haro


(Madrid, 5 de octubre de 2007)

María Luz González Peña
María Luz González Peña


Si SGAE tiene para nosotros una cara, esa es la de Mariluz, la directora del archivo de la institución. Esta mujer incansable siempre tiene una respuesta rápida y fundada a las dudas que asaltan al estudioso del género zarzuelístico. Nos reunimos con ella Christopher Webber y quien esto firma en su despacho del Palacio de Longoria. Tras una animada charla durante más de una hora, que he tratado de condensar en unas cuantas líneas, Mariluz, radiante de alegría por poder hacernos partícipes del bello trabajo que tanto la realiza, nos muestra el mítico archivo del que es responsable. Tener en nuestras manos los originales de La Gran Vía, La marsellesa o El rey que rabió es en parte causa de las emociones vividas durante esta bella mañana otoñal; poder compartirlo con alguien que siente tanto amor al género como Mariluz es, si cabe, mucho más bonito.

Mariluz , queremos empezar por ti. Cuéntanos cómo entraste en el mundo archivístico y en SGAE. ¿Cuál era tu bagaje profesional previo?

Yo soy licenciada en Historia del Arte y en Musicología por la Universidad de Oviedo. Empecé a trabajar en SGAE en 1989 de la mano de Emilio Casares colaborando en el Diccionario de la Música Española e Hispanoamericana, un proyecto en el que estuve implicada durante más de diez años. En 1990 empecé a encargarme de la organización de la biblioteca de la institución que hasta ese momento había dado servicio solamente a los socios; en 1993 con la creación del CEDOA (Centro de Documentación y Archivo de SGAE) fui situada al frente del mismo. Este centro archivístico es un tanto peculiar pues combina la explotación comercial del repertorio de zarzuela que gestiona SGAE con la clásica labor de un centro de documentación al servicio de los investigadores.

Por cierto, es todo un privilegio trabajar en una sede tan singular desde el punto de vista arquitectónico como el Palacio de Longoria, ¿no es así?

En efecto, es una maravilla. Este edificio, que se debe al arquitecto José Grases Riera, es sede de SGAE desde 1950 cuando fue adquirido por el entonces presidente de la sociedad, Jacinto Guerrero.

Palacio de Longoria - Sede de SGAE y del CEDOA
Palacio de Longoria - Sede de SGAE y del CEDOA

Háblanos un poco de SGAE. ¿Se trata de una institución pública o de una organización privada? ¿Cómo se financia?

SGAE es una entidad de gestión privada, que pertenece a sus socios. Su función es gestionar los derechos de autor de los mismos. Para ello cobra en todo el mundo los derechos de autor generados por las obras del repertorio que administra y luego reparte esa recaudación a los autores correspondientes.

¿Qué relación guarda SGAE con el ICCMU?

En lo que a nosotros atañe el ICCMU tiene como función la custodia y puesta en actualización de los archivos de SGAE.

Firma Barbieri

Supongo que cualquier persona que trabaja en SGAE estará harta de la siguiente pregunta pero a pesar de lo manido del tema no puedo evitar formulártela: ¿por qué motivo tiene tan mala prensa ante la opinión pública el cobro de cánones por parte de SGAE?

A nadie le gusta pagar, ni a Hacienda ni a la SGAE. Está claro que en España hay una falta de tradición en el respeto a la propiedad intelectual, algo por lo que tanto lucharon Ruperto Chapí y Sinesio Delgado desde los mismísimos orígenes de esta casa. Además, la gente ignora lo que se hace con ese dinero. Por ejemplo, centrándonos en lo que ingresa el CEDOA por alquiler de materiales, todo lo que entra se invierte en partituras, haciendo posible la importante labor de edición que estamos desarrollando en colaboración con el ICCMU. Además, a nuestras tarifas, que no son muy altas pues somos conscientes de que trabajamos en régimen de monopolio, se aplican considerables reducciones cuando se trata de centros educativos (para facilitar a los jóvenes cantantes la interpretación del repertorio español durante su etapa de formación) o de países hispanoamericanos (donde a pesar de las dificultades económicas por las que muchos de ellos pasan es admirable la constante programación de zarzuela).

¿Cuál es el origen del archivo de SGAE? ¿Qué fondos tiene?

Ruperto Chapí

El CEDOA de SGAE es el archivo de música civil más rico de toda España; en él apenas se conserva, sin embargo, música religiosa. El origen de nuestra colección es el archivo de Ruperto Chapí que fue generosamente cedido por el compositor a la Sociedad de Autores Españoles en el momento de su creación. Tras toda una serie de peripecias acaecidas durante los dos primeros años de historia de la sociedad recién nacida el editor Florencio Fiscowich acaba vendiendo en 1901 su archivo a SGAE, ampliándose de este modo el repertorio custodiado a todo el período de la zarzuela romántica. Desde el comienzo de su andadura los socios han ido depositando un ejemplar de cada una de sus composiciones teatrales.

De este modo se fue formando el archivo de originales, que contiene unas 1800 partituras orquestales manuscritas ya catalogadas (el catálogo ha sido además publicado) y que se encuentran en proceso de digitalización; es la parte de la colección con mayor importancia bibliográfica. Además tenemos el enorme archivo de materiales (repartido entre nuestras sedes de Madrid, Barcelona y Valencia) con casi diez mil títulos de teatro lírico, un patrimonio inmenso de incalculable valor; para cada obra de esta parte del archivo contamos con la reducción para canto y piano –parte de dirigir–, las particellas y el libreto; esta colección está en proceso de catalogación. Por otro lado el CEDOA custodia el archivo histórico de la Unión Musical Española (UME) la editorial musical más importante de España; esta colección de partituras impresas también cuenta con un catálogo editado y está siendo digitalizada.

biblioteca

¿Están todos los fondos de vuestro archivo vinculados al repertorio que históricamente ha gestionado SGAE o hay materiales de otras procedencias?

Excepto las ediciones críticas del ICCMU de obras líricas hispanas antiguas cuyas partituras originales no se encuentran aquí todo el material custodiado, antiguo o moderno, pertenece al repertorio SGAE. De hecho cada vez que recibimos el legado de un compositor que era socio de SGAE incorporamos nuevos ejemplares de las partituras pero las obras que ingresan ya formaban parte de nuestro repertorio.

¿Es el CEDOA un archivo vivo, es decir, entran a día de hoy nuevos materiales?

Bien, en realidad la sección de teatro lírico está prácticamente muerta. Salvo las ediciones críticas o las partituras de eventuales estrenos… ( el último de zarzuela fue el de Los vagabundos de Manuel Moreno Buendía) a día de hoy no entra nada ya. Sin embargo el archivo “sinfónico” (que de hecho incluye todo lo que no es teatro lírico) tiene constantes incorporaciones de obras de socios españoles o iberoamericanos vivos: cada semana entran entre 100 y 150 obras nuevas.

Al margen de las partituras, el archivo tiene una enorme colección de textos teatrales: ¿son todos ellos libretos de obras líricas?, ¿está catalogada esta colección?

La Marchenera - libretto

Al margen de los libretos que acompañan a todas y cada una de las obras del archivo de materiales (el 99% de ellos editados), el CEDOA tiene una colección de libretos (tanto de teatro hablado como de teatro musical) encuadernada en 600 volúmenes, lo que supone unos 12.000 títulos. Ambos conjuntos suman del orden de 24.000 obras teatrales. El catálogo de los fondos de esta colección se puede consultar en internet (a través de la página web del Catálogo Colectivo del Patrimonio Bibliográfico Español). La única parte de la colección de teatro lírico español donde no disponemos de todos los libretos es, paradójicamente, una de las de más reciente entrada: la de revista del siglo XX. En muchas ocasiones los textos de las revistas están manuscritos o mecanografiados, conservándose en mal estado; en otros muchos casos el libreto no llegó a ser depositado en SGAE; tan sólo las obras de los compositores más importantes dedicados al género revisteril (por ejemplo, Jacinto Guerrero o Francisco Alonso) cuentan con edición de los libretos.

¿Hay más archivos de esta naturaleza en España o fuera de ella?

Por lo que se refiere a la zarzuela, salvo La rosa del azafrán que desde hace unos años lleva la editorial Tritó y dos obras de Manuel Penella, Don Gil de Alcalá y El gato montés, publicadas por la editorial Quiroga todo lo demás está aquí. No obstante numerosos archivos o bibliotecas como la Hemeroteca de Madrid (con una gran cantidad de ediciones para canto y piano), la Biblioteca de la Fundación Juan March en Madrid (con una importante colección de libretos), la Biblioteca Nacional en Madrid (con originales de Barbieri, Chapí y Bretón), el Museo Nacional del Teatro en Almagro (con originales de Fernández Caballero y Giménez), la Biblioteca de Cataluña (con originales de Vives) o el importante museo del Teatro Tacón de La Habana (del que además existe un catálogo) custodian importantes legados.

La alegria de la huerta - partitura

Háblanos del proceso de catalogación de los fondos de vuestro archivo de materiales, único que queda por concluir.

Pues hace años que trabajamos en ello, pero es una tarea muy compleja porque son muchas obras, porque está disperso en tres de nuestras sedes y porque han participado muchas personas en su elaboración. El catálogo está prácticamente terminado pero necesita todavía de una revisión global antes de sacarlo a la luz, algo que esperamos que ocurra muy pronto.

¿Qué repercusión tendrá la aparición de este esperado catálogo?

Yo creo que va a tener una enorme repercusión. Para los investigadores, viendo el uso que ya están dando a los otros catálogos publicados por nosotros, prevemos que resultará una herramienta de trabajo cotidiano. Pero además consideramos que será muy útil para orquestas, teatros o compañías a la hora de programar zarzuela. De hecho una vez publicado intentaremos enviarlo a todas las universidades que imparten estudios de Historia y Ciencias de la Música y a los principales programadores para que puedan conocer nuestra colección.

¿Quién puede acceder a los fondos de vuestro archivo?, ¿qué requisitos se necesitan para poder venir a estudiar estos materiales bibliográficos?

Desde la creación del CEDOA el acceso al archivo de SGAE es libre. Somos conscientes de que la riqueza de este archivo no se puede limitar a los socios de SGAE y que hay que abrir las puertas a los investigadores ya que hay cosas que sólo pueden encontrarse aquí, que no están en ningún otro sitio. Nosotros somos los depositarios pero éste es un patrimonio colectivo y por encima de todo prima la difusión del mismo.

Portadas

¿Cuál es el perfil tipo del usuario de vuestro archivo?

Bueno, hay al menos cuatro perfiles. Por un lado está el investigador (musicólogo generalmente) que está trabajando sobre zarzuela o música española y que viene desde cualquier punto del mundo. En segundo lugar están los directores de orquesta o los directores teatrales de compañías, que vienen buscando cosas diferentes que poder montar en escena o en concierto. En tercer lugar están los cantantes de ópera o zarzuela, que tratan de localizar romanzas para interpretar en conciertos o en los exámenes (y que apenas pueden encontrar ya en el mercado pues casi no existen tiendas de música). Un cuarto tipo de usuario es el aficionado (muchos de ellos jubilados) que desarrolla una investigación por su cuenta. Pero luego te puedes encontrar a cualquier tipo de persona desde quienes buscan la canción con la que se enamoraron sus padres porque celebran sus bodas de oro hasta aquél que intenta localizar la música de su programa de televisión favorito, y es que como servicio público tenemos que atender todo tipo de demandas.

Como depositaria de la práctica totalidad del patrimonio zarzuelístico, SGAE es un observador privilegiado de cuanto se programa, tanto en España como fuera de ella. ¿Puedes proporcionarnos alguna información cuantitativa al respecto y valorar la tendencia experimentada durante los últimos años?

Calipso (Mérida)

Yo creo que es una evolución terriblemente positiva. Desde la creación del CEDOA hemos constatado un crecimiento continuo en la programación de zarzuela. Probablemente la zarzuela está ahora en su mejor momento. Por ejemplo hay una gran cantidad de festivales líricos en toda España, algunos de ellos ya consolidados y con públicos fieles. Además hay muy buenas compañías trabajando, como Ópera Cómica de Madrid, que lleva muchos años desarrollando una tarea impagable de recuperación de repertorio olvidado, jugándose su propio dinero, Innova Lyrica, una compañía más joven que también sigue por ese camino con un proyecto muy ambicioso o la Compañía Lírica Dolores Marco que el año pasado hizo una apuesta arriesgada de enorme valor al rescatar El joven Telémaco de Rogel que presentó en Mérida bajo el título de Calipso. Además el Teatro de la Zarzuela está realizando unos montajes espectaculares cada temporada, lo que nos deja con ganas de ver más títulos que los 4 ó 5 de cada año, y tiene una importante política de programación infantil (clave para formar al público del mañana) así como de giras por otros teatros, en los que repite sus éxitos de Madrid. También es de destacar la dedicación del Teatro Español o del Teatro Real a la zarzuela. Por otro lado muchas autonomías están explorando los repertorios de zarzuela propios; por ejemplo, en nuestro archivo se realizó una importante labor de búsqueda de zarzuelas de ambientación asturiana para la antología que dirigió Emilio Sagi en Oviedo; Mariano Rodríguez Saturio está preparando, por su parte, la edición crítica de El salto del pasiego para su recuperación escénica en Cantabria, etc., etc.

Placio Domingo - Rolando Villazon

Pero si en España ha crecido meteóricamente la programación de zarzuela, en el extranjero el avance ha sido todavía más espectacular. Su presencia en antologías y recitales es algo constante y creciente, aunque tampoco nuevo, pues ya hace años que se observa. Hoy en día Rolando Villazón ha tomado el relevo de Plácido Domingo en estos quehaceres, pero otros muchos cantantes también incluyen cada vez con más frecuencia romanzas zarzuelísticas en sus recitales y conciertos. Además, escenarios emblemáticos como la Musikverein y la ópera de Viena o festivales de la repercusión del de Salzburgo, han programado zarzuela, despertando el aplauso entusiasta del público y sirviendo de revulsivo para otros centros y públicos. También se han podido ver numerosos montajes escénicos de zarzuela u ópera española fuera de España: La generala en Viena, Doña Francisquita en Toulouse, Pan y toros en Castres, La verbena de la Paloma en Japón son algunos de los ejemplos exitosos de los últimos años. Finalmente, un detalle muy importante de la demanda cada vez mayor del género es la petición de partituras de romanzas por parte de numerosas escuelas de música de toda Europa con el fin de incorporarlas al repertorio de sus alumnos.

Barbieri "Robinson"

Terminamos como habíamos empezado, Mariluz, queriendo saber un poco más de ti: ¿qué supone la zarzuela en tu vida?, ¿cómo vives este género?

Pues la verdad es que por la zarzuela siento un entusiasmo total. Yo soy del tipo de personas a las que cuando algo les gusta les gusta mucho. Ya ves lo que estoy hablando ahora y no soy muy habladora; pero si algo me entusiasma es muy difícil pararme. He de confesar que mi primer amor fue Barbieri –un personaje que no deja indiferente a nadie– con el que entré en el mundo de la zarzuela mientras trabajaba en la preparación de los dos volúmenes de su legado (publicados por Emilio Casares en la Fundación Banco Exterior); me encargué, por ejemplo, de la transcripción de su correspondencia, algo que al principio te impone un poco pero que luego te hace conocer el personaje desde dentro. Me considero terriblemente afortunada porque trabajo en lo que me gusta y estoy rodeada de unas maravillas que no hay en ningún otro sitio. Además, siento que desde aquí puedo ayudar a mucha gente, musicólogos que a veces están muy despistados y no saben muy bien dónde o cómo buscar; como yo también he sido investigadora me pongo en su lugar y trato de facilitarles al máximo la tarea. Si en una pequeña parte he podido contribuir a promocionar el género me considero pagada con creces con ello.

Muchísimas gracias por compartir tu pasión con nosotros, Mariluz.

© Ignacio Jassa Haro 2007


 in English
 Pedro Gómez Manzanares - SGAE análisis
 SGAE (CEDOA)

 Catálogo Colectivo del Patrimonio Bibliográfico Español  portada de zarzuela.net

15/X/2007
ed. 25/X/2007