José
Antonio
Campos


al habla con
Ignacio Jassa Haro

(Madrid 16 de Septiembre de 2003)

José Antonio Campos, Fotografía: Cortesía del Teatro de la Zarzuela
José Antonio Campos

José Antonio Campos es la nueva cabeza visible del Teatro de la Zarzuela. Hace tan sólo tres meses que ha tomado las riendas del buque insignia del género lírico español y desde entonces en todas sus apariciones públicas nos ha transmitido un mensaje claro: el teatro que dirige consolida su oferta alrededor del género que le da nombre sin perjuicio de otros contenidos complementarios propios de un teatro musical.

Me recibe con exquisita atención para hacer una larga entrevista en la que desgrana las líneas maestras de la labor que acaba de emprender. No es Campos un hombre amigo de palabras grandilocuentes. Durante toda la entrevista mantiene un tono discreto y responsable y mide cuidadosamente sus palabras tratando de informar con la mayor objetividad de sus planes; en ningún momento trata de "vendernos la moto".

Una vez concluida la entrevista (que se extiende a lo largo de una hora) iniciamos un animado debate acerca del futuro del teatro que aun quedando en el ámbito de lo privado me permite afirmar que Campos es un hombre con ideas claras y del que se puede esperar una brillante gestión. Sin embargo condicionantes de todo tipo estrechan su margen de maniobra: la multiplicidad de funciones del teatro (por ejemplo, es sede de las dos compañías nacionales de danza y espacio "obligado" del Festival de Otoño), la realidad logística (no puede albergar más que una producción escénica en sus instalaciones), la coyuntura laboral (el coro y personal técnico tienen un régimen laboral que condiciona la extensión de la temporada) o sus peculiaridades programáticas (el hecho de montar obras que están más de un mes en escena en lugar de las más habituales 6 ó 7 funciones de cualquier teatro lírico). Pero por encima de todo está la triste realidad presupuestaria: recibe una quinta parte del dinero con el que funciona su gran "rival" en la ciudad, el Teatro Real.


zarzuela.net: Recientemente ha asumido la dirección de un teatro del que ya fue máximo responsable entre 1984 y 1990. ¿Cuál es la apuesta del INAEM al elegirle a usted como director del Teatro de la Zarzuela?.
J.A.Campos: Los responsables del INAEM son los que lo saben. Por lo que a mí respecta sólo puedo decir que me satisface enormemente volver a esta casa donde pasé seis temporadas en un tiempo en el que el teatro, al no existir el Teatro Real, cubría la temporada de ópera en Madrid y se hacía zarzuela también. Ahora la situación es distinta, ya el Teatro Real está en marcha y cumple muy bien sus funciones. Este teatro se dedica ahora ya fundamentalmente a la zarzuela pero sin que ello excluya la posibilidad de que como teatro musical esté abierto a otros tipos de ofertas adecuadas al tipo de programación del teatro.

zarzuela.net: Acaba de presentar ante los medios de comunicación la temporada 2003-04. Usted la ha definido en la conferencia de prensa como "de transición". Explíquenos en qué sentido habrá un tránsito en la vida de este teatro.
J.A.Campos: Como dije en la rueda de prensa, un teatro con un peso histórico y cultural tan importante como éste no es sólo la persona que lo dirige: tiene peso propio, una herencia de muchas cosas y personas. Yo me incorporé a principios de junio al teatro, mi antecesor tenía hechas algunas previsiones para esta temporada que yo he contemplado y se incluyen en la programación en una buena parte aunque también se incluyen algunos cambios principalmente enfocados a una mayor presencia de los cuerpos estables, y a atender a la demanda del público de que nuestro teatro aborde fundamentalmente la zarzuela.

zarzuela.net: En relación a la línea de programación que va a seguir ¿qué datos precisos puede proporcionarnos acerca de las próximas temporadas?.
J.A.Campos: En lo que a zarzuela ser refiere habrá por lo menos 4 programas (alguno de ellos será programa doble con dos títulos), de manera que la presencia de la zarzuela abarque el 75% de la programación del teatro. A la vez hay que tener en cuenta que este teatro es sede de las dos compañías nacionales de danza (el Ballet Nacional de España y la Compañía Nacional de Danza) y es mi propósito que tengan una presencia más amplia en su programación; cuando vengan dispondrán al menos de 3 semanas. Se va a cumplir la décima edición de una experiencia que se ha convertido en un referente para la vida musical de Madrid: el ciclo de lied que organizamos en colaboración con la Fundación Caja de Madrid. Este acontecimiento ya supone el paso por el mismo de cantantes de primerísimo nivel. Además vamos a continuar colaborando con el Festival de Otoño de la Comunidad de Madrid, que no dispone de demasiados espacios. Pero no seremos meros contenedores de los espectáculos; negociaremos aquellos títulos que por su importancia deban estar en este teatro. Otra iniciativa que queremos continuar es la del concierto-proyección donde se ha apostado por un determinado tipo de cine con bandas sonoras adecuadas a esas propuestas y con encargos a compositores.

zarzuela.net: ¿Qué relación numérica guardarán las reposiciones respecto a las nuevas producciones?.
J.A.Campos: Las reposiciones son muy importantes en un teatro que está obligado a hacer un repertorio. El género es muy amplio, el teatro tiene una tradición que ha supuesto la incorporación de títulos a lo largo de su historia y las reposiciones deben de mantenerse para que sea algo habitual el contacto del público con aquellos títulos del género que están en la memoria de todos. Pero el teatro está también obligado a sacar títulos nuevos o a apostar por nuevas producciones de títulos que no se han hecho hace mucho tiempo. Este año las reposiciones serán 3 y el programa doble será una nueva producción pero para la temporada siguiente mi propósito es que esa línea se invierta; a lo mejor hacemos una reposición y apostamos por tres producciones nuevas.

zarzuela.net: En la entrevista que concedió hace no mucho a la revista Ópera Actual habla de que su teatro no es experimental; aclárenos este comentario.
J.A.Campos: Quiero que se entienda que experimentación sí habrá pero matizada. Cuando nos planteamos ampliar el repertorio estamos hablando no solamente de los títulos muy conocidos que por las razones que sean hace tiempo que no se dan sino también de títulos que tienen una importancia musical de primera línea y que hay que recuperar, porque están en los catálogos y con los que hay que hacer una labor musicológica. Por tanto esa apuesta está en pie. Nosotros debemos contribuir a que esa investigación se lleve adelante y que cuando el ICCMU, que está haciendo un trabajo estupendo de recuperación de títulos, trabaje lo haga de acuerdo con nosotros. Pero además hay un hecho que es el estrictamente teatral: el teatro es producción y este teatro, como único escenario que lleva el nombre "de la Zarzuela" tiene que ser un referente en lo que pone; cuando tomamos una decisión sobre un título concreto tenemos sobre la mesa una serie de valores que no son sólamente los musicológicos sino que tienen que ver con el interés de la obra y con su posibilidad de que conecte con el público de hoy y con que esa producción no acabe convirtiéndose en un capricho musicológico que cuesta una fortuna pero que luego el público no acepte. Por tanto la recuperación va en estas dos líneas: tanto lo que es absolutamente desconocido como lo que es la base del repertorio de zarzuela - que es muy amplio – y pasa años sin verse y tiene que volver a este teatro porque es su obligación programarlo.

zarzuela.net: ¿Pero no le parecen muy pocas producciones para un teatro con cuerpos estables y que está abierto casi todo el año?.
J.A.Campos: No me parecen pocas producciones. Teniendo en cuenta que cada producción se lleva un mes (luego 4 producciones suponen 4 meses), añádale a eso el tiempo que pasan las compañías de danza, los conciertos, el ciclo de lied, la posibilidad de hacer alguna ópera y completamos el año musical.

La del manojo de rosas - Teatro de la Zarzuela

El sistema de producción de un teatro como éste abarca ese tiempo. Además no podemos poner las obras en cartel una semana. De hecho y a partir de los datos de taquilla hay obras que podrían estar en cartel durante meses. Si esto fuera un teatro comercial y yo pusiese La del manojo de rosas podría tenerla un año entero como hacen otros teatros con los musicales. Pero mi obligación es hacer el mayor número de títulos y hacerlo con la mayor exigencia artística.

zarzuela.net: Háblenos de las relaciones entre el Teatro Real y el Teatro de la Zarzuela y de la tan nombrada Fundación del Teatro Lírico.
J.A.Campos: Son dos teatros complementarios; un teatro se tiene que mirar en el otro y ambos tienen que atender al teatro musical en su sentido más amplio. Me parece bien que el Teatro Real acoja a la zarzuela ocasionalmente y que nosotros hagamos lo propio con la ópera. Hemos de desarrollar fórmulas de trabajo conjuntas como talleres de cantantes, algo de lo que todos estamos muy necesitados; también la existencia en un futuro no muy lejano de abonos conjuntos para determinados títulos (de óperas y/o zarzuelas) de una temática común. La fórmula de la Fundación es un problema secundario. Para mí lo importante es que los dos teatros tengan un entendimiento artístico. Ambos tienen una fórmula jurídica diferente. El Real es una fundación mientras que los cuerpos técnicos y el coro de la Zarzuela dependen del Ministerio de Cultura y mezclar ambos paquetes en una fórmula común exigiría una transformación enorme que plantearía problemas importantes.

zarzuela.net: Las dos siguientes cuestiones son especialmente interesantes para nuestros lectores internacionales. En primer lugar, ¿puede aclararnos cómo se financia el Teatro de la Zarzuela?.
J.A.Campos: Exclusivamente con los fondos del Ministerio de Cultura ya que es un teatro nacional (y con los ingresos que el teatro genera), sin perjuicio de algunas colaboraciones que existen mediante convenios; por ejemplo hay un convenio que se inició el año pasado con el Ayuntamiento de Madrid, que se ha renovado este año y que supone una pequeña inyección de dinero al teatro.

zarzuela.net: ¿Cómo se plantea el Teatro de la Zarzuela su proyección internacional?. ¿Podrá ser en algún momento un embajador de la zarzuela?.
J.A.Campos: Aspiramos a atraer a la mayor cantidad de público extranjero posible, a un lugar único, nuestro teatro. Nos gustaría completarlo con la exportación de nuestros productos pero es complicada y muy costosa. El desplazamiento del teatro en giras internacionales requiere coros y orquestas del lugar y aportar por nuestra parte el elenco artístico y nuestras producciones. Eso cuesta mucho dinero y si alguien lo paga me gustaría mucho que pudiéramos ser embajadores de la zarzuela.

Pero hay un territorio intermedio que es la exportación de las producciones dentro del territorio del Estado que tiene una importancia enorme. Había ya una cierta tradición de colaboración con el Teatro de la Maestranza de Sevilla, en los últimos años interrumpida y ahora recuperada. El Teatro Campoamor de Oviedo por otro lado tenía ya una temporada lírica de zarzuela con sus propios medios, además de la de ópera, pero pensó que sería de más nivel y más interesante que la hiciéramos nosotros; el año pasado la organizamos íntegramente con 5 títulos, circunstancia que se repite este año. El alcalde de Oviedo ya ha expresado su interés por regularizar estas experiencias a través de un convenio por cuatro años. En cierto modo el Campoamor se podría convertir así en una segunda sede del Teatro de la Zarzuela.

zarzuela.net: ¿Y las coproducciones?, ¿no podrían ser una alternativa más barata a la exportación?.
J.A.Campos: Si hay un teatro que esté abierto a ello yo estoy encantado y no tengo ningún inconveniente en estudiarlo. Algo que no hemos pisado desde hace mucho tiempo y que está muy ligado a la naturaleza de este teatro es el territorio de la opereta, vienesa sobre todo. Ese género podría despertar el interés de otros teatros para coproducir con nosotros.

zarzuela.net: Además de escucharlas por la radio, ¿cuándo podremos ver por la televisión pública las producciones escénicas de su teatro?.
J.A.Campos: Cuando la televisión pública esté dispuesta a pagarlas. Nuestra misión es producir y difundir espectáculos en el escenario. La televisión y las nuevas fórmulas audiovisuales que están hoy en el mercado contribuyen a extender el género y a que uno se lo pueda llevar a su casa en DVD; eso es algo que el tiempo ha impuesto y a mí me parece más que necesario. Pero eso son costos añadidos, no son los costos de producción del teatro.

zarzuela.net: Los niños y jóvenes llenan a veces el Teatro de la Zarzuela, ya sea con sus compañeros y profesores ya sea con sus familias (novedad este año). ¿Qué importancia concede este teatro al público infantil?.
J.A.Campos: Aunque este teatro esté siempre lleno el género tiene la etiqueta de nostálgico. Nuestra obligación es despertar el interés de la gente joven porque si no llegará un momento en que el público se nos acabará. Lo que ponemos es algo de interés: es teatro musical puro y además normalmente divertido. Al público joven hay que hacerle ver que La verbena de la Paloma es muchísimo mejor que la mayor parte de los musicales del siglo XX y lo mismo se puede decir de Los sobrinos del capitán Grant que es teatro musical de hoy para hoy. Nuestro reto está en atraer a nuevas gentes.

zarzuela.net: Se aproxima el 150 aniversario de la creación del Teatro de la Zarzuela. ¿De qué manera se pretende conmemorar tan importante acontecimiento para la vida de un teatro?.
J.A.Campos: La del 150 aniversario es una temporada que estamos preparando mucho y en la que apostaremos por las nuevas producciones y por la variedad dentro de ellas, con presencia de la ópera contemporánea, que me interesa especialmente. Repasé la temporada inaugural de 1856 y no servía como posible proyección para repetir esa experiencia. Hay que celebrarlo con la mirada de hoy. También repondremos algún título importante y haremos el encargo de alguna obra de teatro musical (ópera o zarzuela) que deje el sello de este 150 aniversario y que tenga que ver con Madrid.

zarzuela.net: ¿Nos podría dar su opinión acerca del momento que vive en España la lírica en general y la zarzuela en particular?.
J.A.Campos: En los últimos años se ha producido un renacimiento de la lírica. Hay un mayor número de centros de exhibición cada vez mejor dotados. El cambio es enorme si se mira hacia atrás; hace por ejemplo 15 años la lírica en España tenía muy pocos espacios. Pero sobre ese análisis positivo tengo que hacer una crítica que va más allá de la autocomplacencia. El teatro lírico en general no puede ser preso del repertorio. Cuando La Traviata se estrenó en Venecia fue un fracaso porque lo que se estaba contando era una historia contemporánea que escandalizó al público; era teatro de su tiempo. Al teatro lírico le interesa hacer una revisión a fondo del repertorio rescatando de él todo lo que tenga que ver con los problemas del hombre de hoy. El repertorio tiene muchas historias que ya no nos interesan y que musicalmente tampoco son necesarias; la costumbre ha hecho que se repongan en los teatros con costes muy elevados. Estamos muy estancados en el siglo XIX y sin embargo no dirigimos la mirada a lo que ha sido el siglo XX, importantísimo en términos de creación artística. Por tanto el teatro lírico no debe ser un museo y tiene la obligación de conectar con el público de hoy, echando mano de los mitos universales, actualizándolos, revisándolos y poniéndolos en diálogo con la gente de hoy. Hay que aprovechar este momento de recuperación de la exhibición de la lírica para reflexionar un poco sobre lo que se ha venido haciendo y poner por delante cómo es la sociedad de hoy, lo problemas de dicha sociedad y el público al que nos dirigimos.

De eso no se escapa el género lírico español. El gran invento que supone el llamado género chico, en principio planteado como un recurso comercial ya que la gente deja de ir a la zarzuela porque se aburre con argumentos históricos o rurales y porque lo que está pasando en la calle es otra cosa, consiste en contar historias más cortas, basadas en el sainete y supone además un importantísimo cambio social al permitir el acceso de las clases medias y populares al teatro. Los conflictos que se cuentan en aquel momento tienen que ver con lo que ocurre en la calle. La verbena de la Paloma, el ejemplo máximo, ya no relata los mitos, o habla de princesas o de hadas sino que muestra un conflicto callejero que conecta con la realidad.

Doña Francisquita - Fotografía © Jesús Alcántara, cortesía del Teatro de la Zarzuela
Doña Francisquita - Teatro de la Zarzuela

zarzuela.net: Le voy a pedir que por un momento se olvide de que es el director de esta casa y hable sólo como José Antonio Campos. Deme un puñado de títulos con los que componer su temporada ideal de zarzuela, aunque creo que ya sé qué título no va a excluir.
J.A.Campos: En efecto La verbena de la Paloma va a estar siempre, porque es la obra maestra del género chico de igual modo que en la zarzuela grande es Doña Francisquita. Son dos ejemplos fundamentales y hay que estar siempre detrás de ellos. Lo mismo pienso de La revoltosa y de El dúo de "La Africana". Pero La verbena de la Paloma es un capolaboro y la haré cuando tenga los medios artísticos que me aseguren una mirada de hoy; eso no quiere decir que la despanzurremos y hagamos un invento con ella que en nada se parezca a ese teatro popular que es, porque lo que está bien está bien y no hay que inventarla, ya está inventada. Es una gran obra tan importante como La vida es sueño y otras grandes obras.

zarzuela.net: Le pedimos por último que haga una valoración del interés internacional que suscita la zarzuela, prueba del cual es el foro a través del cual se va a divulgar esta entrevista.
J.A.Campos: Nosotros hemos podido constatar que es grande porque tenemos bastante demanda por parte de público extranjero no sólo hispanoparlante sino de lugares muy distintos del mundo. Sin embargo no es todavía lo suficientemente conocida. Sin ningún género de triunfalismo la zarzuela es mucho mejor que la opereta vienesa, además de mucho más amplia y variada y también es mejor que la opereta francesa. Es un teatro musical de primerísima calidad. Nuestra obligación está en mostrarlo y presentarlo como creemos que debemos.

© Ignacio Jassa Haro 2003

in English

portada de zarzuela.net