Los gavilanes
zarzuela en 3 actos


Música: Jacinto Guerrero
Libreto: José Ramos Martín


Teatro de la Zarzuela
(Madrid,9 de octubre de 2021)


una carta de
Miccone

Los gavilanes - Teatro de la Zarzuela 2021 (c. Elena del Real)

Querido Mr. Webber:

He abandonado por unos días mi querida Venecia y le escribo esta carta desde Madrid, hoy lunes, descansado ­de una borrachera de zarzuela. De zarzuela de verdad; de la que hoy no abunda. El sábado pasado acudí al teatro de la calle Jovellanos para disfrutar de la nueva producción de Los gavilanes, firmada por Mario Gas ¡y todavía me dura la emoción! Estará de acuerdo conmigo con que al leer los libretos de Ramos Martín (el hijo del gran Ramos Carrión) uno suele concluir que se trata de mal teatro: personajes planos, dramaturgias torpemente desarrolladas y escenas parsimoniosamente hilvanadas con la sola excusa de propiciar al compositor situaciones musicales. Sin embargo, cómo puede cambiar esta percepción cuando un director de escena inteligente (insisto: inteligente) sabe leer entre las líneas de textos como los de La alsaciana, La montería o la obra que aquí nos ocupa.

Para ‘sus’ Gavilanes, Mario Gas ha puesto en escena… ¡Los gavilanes! Lo cual, hoy en día, ya es toda una osadía. Se percibe no solo interés por el texto y la música, sino verdadero gusto por la zarzuela de los años 20 con todas sus rutinas. Gas nos invita a un viaje en el tiempo desacomplejado con un dirección actoral que acierta al poner en valor lo mejor de esta obra: su emoción. En todos los números musicales observamos un clasicismo en el conjunto escénico-coreográfico que, de convencional, hoy resulta vanguardista. Los diálogos, impecablemente ensayados, limpios de morcillas y de ciertas reiteraciones, nos hicieron entender lo que estos libretos (supuestamente ‘malos’ para tontos como yo) tienen casi de teatro pirandelliano.

Los gavilanes en el Teatro de la Zarzuela. De izquierda a derecha las mezzosopranos Olaia Lamata y Begona Gomez, la soprano Raquel del Pino, la mezzosoprano Mar Esteve y la soprano Guiomar Canto (c. Elena del Real)

En realidad, Gas no se toma Los gavilanes muy ‘en serio’: para él (con toda lógica) se trata de un guiñol, de una fábula casi infantil que cien años después sigue bombardeando el corazón del público apoyada en una partitura en la que Guerrero también juega a la ‘vieja zarzuela’ a lo Marina (el libreto señala una ambientación en 1845) hibridada con ciertos toques de opereta moderna. La escenografía de Ezio Frigerio evoca la pintura de Feininger en lienzos proyectados que me hacen pensar en ‘el tinglado de la antigua farsa’ de Benavente. El súper colorido vestuario de Franca Squarziapino, de nuevo (de sabor Roaring Twenties), me invitaba a no olvidarme del ‘Érase una vez’.

Los gavilanes en el Teatro de la Zarzuela. A la izquierda la mezzosoprano Sandra Ferrandez con la soprano Leonor BonillaNo puedo alargarme, así que sólo le diré unas líneas sobre los artistas: ¡Qué grandes los cómicos! Lander Iglesias y Esteve Ferrer fueron unos Clariván y Triquet de tarjeta postal. Trinidad Iglesias es un lujo como característica a la que necesitamos ver mucho más (¡¡mucho más!!) en el Teatro de la Zarzuela. Enrique Baquerizo encontró su lugar como actor de carácter hace años, ¡estupendo! Y sobre los protagonistas del segundo reparto, Alejandro del Cerro bordó como siempre su emocionada parte, Leonor Bonilla fue una deliciosa Rosaura, Sandra Ferrández una Adriana convincente (¡que no es poco!) y Javier Franco un indiano más que correcto, singularmente en el tango y en los diálogos.

Que no se me olvide: el maestro Jordi Bernacer dirigió con verdadero gusto aunque se apreciaron ciertos desajustes entre el foso y la escena que, espero, se corrijan en las próximas funciones. No sabemos si es su responsabilidad, pero por la manía actual de representar las zarzuelas sin descansos, se ha suprimido el coro con que comienza el tercer acto, ¡qué lástima! Además, el descanso entre el primer y el segundo acto sería muy necesario para que, psicológicamente, el público asuma el paso del tiempo y que se comprenda mejor el cambio de parecer de Juan hacia Rosaura.

¡Espero verle muy pronto por Madrid, Mr. Webber! ¡Yo, regreso a Venecia!

P. d.: ¿Ha visto ya la conferencia de nuestro colega Mario Lerena en el canal de YouTube de la Zarzuela? No se la pierda, es excepcional.

© Miccone y zarzuela.net, 2021


Reparto: Javier Franco (Juan), Sandra Ferrández (Adriana), Alejandro del Cerro (Gustavo), Leonor Bonilla (Rosaura), Lander Iglesias (Clariván), Esteve Ferrer (Triquet), Ana Goya (Leontina), Trinidad Iglesias (Renata), Enrique Baquerizo (Camilo). Coro Titular del Teatro de la Zarzuela, Orquesta de la Comunidad de Madrid, d. mus. Jordi Bernacer.

Los gavilanes (Teatro de la Zarzuela)

in English
Jacinto Guerrero (English)
portada de zarzuela.net

13/X/2021