Ivanna Rossi en La Celia (Foto: © Gianni Mesticcheli-Teatro Maipo de Buenos Aires, 2015)

Texto de Santiago Castelo sobre una idea de Lino Patalano

Música de Edgardo Donato · José Padilla · Fernando Moraleda · Francisco Alonso · Francis López · Juan Quintero · José María Irueste


Ivanna Rossi
La Celia

Teatros del Canal
(Madrid, 23 de octubre de 2015)


una crítica de Ignacio Jassa Haro


Ha nacido un estrella. Por lo menos en Madrid. Se llama Ivanna Rossi y, a pesar de tener a sus espaldas una sólida trayectoria en la efervescente escena musical de su Argentina natal, para nosotros era hasta ahora una auténtica desconocida. Como lo fue Celia Gámez cuando desembarcó en España allá por 1925, aunque, a diferencia de Ivanna Rossi, la Gámez era todavía muy joven y no había llegado a destacar en su tierra de origen.

Ivanna Rossi en La Celia (Foto: © Gianni Mesticcheli-Teatro Maipo de Buenos Aires, 2015)La Celia, una laureada producción del Teatro Maipo de Buenos Aires –el lugar en el que debutó Celia Gámez–, es resultado de una atractiva idea de Ido Patalano –el empresario del Maipo y productor del espectáculo– materializada por Emilio Sagi, artífice de una brillante puesta en escena. Este empeño requirió encargar un texto, un tanto convencional pero extremadamente eficaz, al recientemente desaparecido Santiago Castelo, quien dibujó en un acto único la vida de la estrella hispano-argentina a base de anécdotas conocidas expresadas en primera persona por la propia protagonista. La hilazón de canciones que conforma la columna vertebral del espectáculo –todas ellas, sin excepción, procedentes de las exitosísimas obras teatrales que jalonaron la carrera de Celia Gámez– no sigue más pauta que la adecuación a alguna anécdota argumental que dé pie a su inclusión en el discurso dramático. No hay siquiera una búsqueda de flujos tensionales que conduzcan de forma ascendente a algún clímax. Todo el espectáculo supone una maravillosamente agotadora sucesión de intensos "picos", algo solo sostenible por la relativa brevedad del prograna (una hora larga de duración) y sobre todo por la capacidad interpretativa de la actriz-cantante y de los instrumentistas que la acompañan.

Ivanna Rossi en La Celia (Foto: © Gianni Mesticcheli-Teatro Maipo de Buenos Aires, 2015)Rosalía López al piano, Javier Martínez al contrabajo y, sobre todo, Celia Bercovich al violín tocaron con un vigor poco común los acertados arreglos instrumentales firmados y dirigidos por Jordi López de los temas de zarzuelas, revistas, operetas y comedias musicales de los maestros Alonso, Padilla, Moraleda, Francis López o Quintero e Irueste. Pero fue sobre todo Ivanna Rossi, con su magnetismo escénico, logrado a base de una ingente naturalidad actoral, una potente fisicidad, una extrema musicalidad y una atractiva vocalidad, quien dio sostén espiritual y material al espectáculo. Un criterio muy acertado de la regia de Sagi fue no imponer la reproducción mimética de los modos de hacer de la Gámez; resulta obvio que Rossi se empapó de las históricas grabaciones audiovisuales de la homenajeada, pero nunca con ánimo imitativo. Quedó de esta forma patente a través de la intérprete actual el talento de su predecesora, pero eso fue puesto en evidencia solamente a través de armas expresivas propias y no por copia de las ajenas.

La labor de Sagi, más allá de hacer transitable el ligero discurso biográfico mediante una buena dirección de los monólogos pronunciados por la talentosa protagonista, se centró en dotar de contrastantes ambientaciones a cada uno de los quince números musicales que jalonaron el denso programa. Para ello, y como es habitual en él, un equipo artístico en perfecta comunión con su credo estético dio plasticidad a cada creación musical. Los efectistas a la par que sencillos caracterización y figurines de Renata Schussheim, el esquemático espacio escénico de Daniel Bianco, la discreta coreografía de Sibila y la emocionante luz de Juanjo Llorens nos cautivaron por su refinada elegancia en temas como “Copacabana” (de Gran revista), “Las viudas” (de Las Leandras), “Luna de España” (de Hoy como ayer), “Me voy o no me voy” (de Su Excelencia la Embajadora) o la “Estudiantina portuguesa” (de La hechicera en palacio) que dotaron de sólido soporte a las contrastantes y sentidas intervenciones de una Ivanna Rossi tocada por los dioses y secundada por cuatro vicetiples que le ayudaban a cambiar de modelo sin que ella abandonara apenas la escena en todo el espectáculo.

Ivanna Rossi en La Celia (Foto: © Gianni Mesticcheli-Teatro Maipo de Buenos Aires, 2015)

Tras exaltarnos durante esta vívida reconstrucción del periplo artístico de quien fuera primera figura indiscutible de nuestra escena durante casi cincuenta años de vida teatral, salimos llenos de gozo de la Sala Verde de los Teatros del Canal. Se mezclaban en nuestra cabeza y en nuestro corazón sentimientos y reflexiones: sobre la relevancia estética y sentimental de Celia Gámez y sobre la belleza y vigencia de la tan injustamente olvidada revista. Salimos además pensando en la gran oportunidad que se abre en nuestra ciudad con la llegada de Daniel Bianco a la dirección del Teatro de la Zarzuela, él que ya ha servido a la revista en espectáculos como éste y que ha trabajado con artistas de la talla de Ivanna, que esperamos que en breve sea invitada al coliseo de la calle de Jovellanos para protagonizar un rol revisteril a la altura de su talento.

© Ignacio Jassa Haro 2015


Reparto y equipo artístico: Ivanna Rossi, Olivia Juberías, Begoña Álvarez, María López, Elsa Álvaro. Texto: Santiago Castelo. Dirección musical, arreglos y música original: Jordi López. Orquesta de piano (Rosalía López, Javier Martínez), contrabajo (Ernesto Lapeña, Juan Pablo Togneri) y violín (Celia Bercovich, Javier Aznárez). Dirección: Emilio Sagi. Escenografía: Daniel Bianco. Vestuario: Renata Schussheim. Coreografía: Sibila. Iluminación: Juanjo Llorens

Canciones: A media luz (Edgardo Donato); La novia de España (La hechicera en Palacio - José Padilla), El beso (La estrella de Egipto - Fernando Moraleda), Las taquimecas (Las castigadoras - Francisco Alonso), Chotis del Pichi (Las Leandras - Francisco Alonso), Viva Madrid (El águila de fuego - Francis López), Copacabana (Gran Revista - Fernando Moraleda), La Colasa (Las de Villadiego - Francisco Alonso), Java de las viudas (Las Leandras - Francisco Alonso), Mírame (Yola - Juan Quintero y José María Irueste), Estudiantina portuguesa (La hechicera en Palacio - José Padilla), Luna de España (Hoy como ayer - Fernando Moraleda), Me voy o no me voy (Su Excelencia la Embajadora - Francis López), Vivir, vivir (La Cenicienta del Palace - Fernando Moraleda); Pasacalle de Los nardos (Las Leandras - Francisco Alonso)

Producción del Teatro Maipo de Buenos Aires (Argentina)

Ivanna Rossi La Celia (Teatro Maipo, Buenos Aires-Teatros del Canal, Madrid; 2015)

  Youtube - vídeo promocional (Teatro Maipo-Buenos Aires)
  Celia Gámez: memoria gráfica de la reina de la revista
  portada de zarzuela.net

10/XI/2015