Los sobrinos del capitan Grant (Teatro de la Zarzuela 2006, c. Jesus Alcantara)

Los sobrinos del capitán Grant
Teatro de la Zarzuela, Madrid - diciembre de 2006
Enrique Mejías García


Como niños desde 1877...

El domingo 28 de diciembre de 1913 hubo, como cualquier otro año, función de Inocentes en Apolo. El programa con el que se encontraron los espectadores que por la “ c´Alcalá” se dejasen caer fue el siguiente:

1ª sección (doble):
* El día de Reyes (zarzuela de Moncayo y música de Penella)
* La Catedral  (segundo cuadro del apropósito de Larra y Fernández de la Puente con música de Gerónimo Giménez y Foglietti)
* Miguel Lamas haciendo de borracho
* Adivinaciones en broma entre Isidro Sotillo y Valeriano León
* Mercedes Salas cantando La Mariposa
* Actuación del célebre tirador de rifle y pistola Mr. Lamas
* Madame Ontiveros interpretando el personaje creación suya “Una autora despechada”
* Los “ couplets de la francesa” por Carmen de Andrés
* Gran Corrida de Toros a cargo de Ontiveros, Lamas, León, Ibarrola y Fernández

2ª sección (doble)
* Los Sobrinos del Capitán Grant

A 36 años de su estreno, y cuando las varietés y la opereta dominaban los espacios teatrales madrileños ahí seguían los siempre jóvenes Sobrinos del Capitán Grant como plato fuerte de una función de Inocentes que se preciase. El cóndor seguía volando con el doctor Mirabel entre sus garras, las mujeres chilenas echaban el humo de sus pitillos mientras entonaban eso de “Me da placer, me da placer” y Mochila se seguía lamentando mientras se preguntaba por qué se había retirado de la tropa… Las parejas amarteladas del gallinero a 1, 20 pesetas, los papás con sus niños en el palco de a casi 23 y los cuatro artistas melenudos con entradas “de paseo” a dos reales se reían y se emocionaban después de 36 años, saltaban de sus asientos con los disparos de los gauchos o sentían pavor ante la imagen de los voraces cocodrilos y los maoríes al grito de “¡ degolliquí!”.

El mundo ha seguido girando -¡esa es la eterna canción!- pero un año más, como por arte de magia, Fernández Caballero y Ramos Carrión han conseguido lo imposible. Cuando se   apaga la luz de la sala y empieza a sonar el brioso preludio de Los sobrinos los que estamos en el Teatro de la Zarzuela hemos regresado al Príncipe Alfonso del Paseo de Recoletos de 1877. De nuevo viajando a bordo de El Escocia, presenciamos un terremoto, bailamos en el fondo del mar o nos enfrentamos a Jaime y su temida banda de filibusteros, siendo todos, grandes y pequeños, eternamente niños durante tres horas de espectáculo.

Los sobrinos del capitan Grant (Teatro de la Zarzuela 2006, c. Jesus Alcantara)

Es un placer que un año más por Navidad vuelva este grupo de seis aventureros de pacotilla por la calle de Jovellanos para seguir demostrando cuán fácil es hacer las cosas con imaginación y sin muchas más pretensiones. Entretener, divertir, hacer reír, hacer vibrar… Paco Mir sabe mucho de teatro y así lo demuestra esta segunda reposición de su versión escénica para esta novela cómico-lírico-dramáticaen cuatro actos y dieciocho cuadros. Nuevos gags, revisión general de la dramaturgia y mucha frescura, eso sobre todo, humor y sal por arrobas y ganas de hacerlo pasar bien al público que aprueba, día tras día, estas funciones con sonoras y nutridas ovaciones.

De los intérpretes ¿qué se podrá decir?... todos magníficos y con muchas tablas. Millán Salcedo es, de nuevo, el Mochila ideal, Milagros Martín, esa dama indiscutible del Teatro de la Zarzuela, María Rey-Joly, sencillamente deliciosa, Fernando Conde, entrañable y alocado doctor Mirabel, Xavi Mira, simplón y gracioso Escolástico y Richard Collins- Moore bordando el papel del borrachín y fanfarrón Sir Clyron. Eliel Carvalho no es, para el que les escribe, el Jaime ideal en lo canoro pero, sin embargo, consigue convencer con su tipo de pirata y sus intervenciones habladas (que son todas, exceptuando la única y bellísima romanza de la obra, “Ya que ingrata la fortuna”).

Los sobrinos del capitan Grant
Los sobrinos del capitan Grant

El Coro del Teatro de la Zarzuela cumple y disfruta de su trabajo, de eso no cabe duda, sin embargo, para ciertos números, como el de las fumadoras chilenas o la barcarola marinera se empieza a apreciar una cierta senectud en la mayoría de sus miembros que con el tiempo irán dejando paso a nuevos rostros… y revisteriles pantorrillas. La orquesta de la Comunidad de Madrid, dirigida por Miguel Roa conoce bien la partitura y sabe sacar de ella todos los valores que esconde entre sus pentagramas. Momentos muy logrados y pulidos en lo musical son el raconto de Mochila, la zamacueca chilena, el briosísimo pasodoble o el coro de antropófagos.

Desde su estreno en 1877 nos separan 129 años y desde 1913 hasta ahora 93 ni más ni menos… y, sin embargo, ¿qué extraña magia envuelve a esta obra? ¿Qué nos hace volver a nuestra infancia y que se detenga el tiempo cuando viajamos con Los Sobrinos del Capitán Grant? ¡Misterios de teatro! A esperas de una deseada por todos grabación íntegra de la partitura nos congratulamos por esta reposición y esperamos otras muchas -¡muchísimas!- para que dentro de 130 años siga saliendo público del Teatro de la Zarzuela cantando eso de:

No hay mayor placer
que el de navegar;
nunca en tierra se gozó
este dulce bienestar.

© Enrique Mejías García, 2006


Reparto:
Millán Salcedo (Mochila); Milagros Martín (Soledad); Xavi Mira (Escolástico); Fernando Conde (Dr. Mirabel); Richard Collins-Moore (Sir Clyron); María Rey-Joly (Miss Ketty); Eliel Carvalho (Jaime); Ballet, actores y figuración; Coro del Teatro de la Zarzuela; Orquesta de la Comunidad de Madrid; Jon Berrondo (Escenografía); Anna Güell (Figurines); Eduardo Bravo (Iluminación); Rosa María Grau (Coreografía); Paco Mir (director de escena); Miguel Roa (director musical)


in English
portada de zarzuela.net