Violante (Maite Alberola) y Pippo (Marc Canturri) burlándose del tutor (Federico Gallar)

Vicente Martín y Soler • anónimo
Il tutore burlato

Teatro Real
(Madrid, 18 de junio de 2007)


Ignacio Jassa Haro


IL SPAGNOLO BURLATO ossia IL TEATRO LIRICO MADRILENNO

Escuchar lírica española en el Teatro Real de Madrid es, tristemente, algo muy poco frecuente. Si Emilio Sagi, que había pasado antes por el Teatro de la Zarzuela y es un apasionado del género zarzuelístico, apenas programó ningún título hispano durante su mandato, difícil resultaba, por no decir imposible, que el actual director artístico del coliseo, Antonio Moral, cuyos intereses personales se decantan por lo antiguo y lo moderno, cambiara esta dinámica al configurar “su” programación. En la temporada próxima, primera por él diseñada y en la que se interpretarán una veintena (¡!) de obras, el único título ¿patrio? que se pondrá en escena es Il burbero di buon cuore de Vicente Martín y Soler, una de las tres óperas que el célebre compositor valenciano compuso en Viena en colaboración con el abate da Ponte.

Para ir abriendo boca a la más que probable recuperación escénica de la trilogía pontina el teatro de la plaza de Oriente ha coproducido en la presente temporada un montaje de Il tutore burlato (1775) con la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales, en colaboración de la Universidad Carlos III de Madrid (en cuyo Auditorio Padre Soler, en Leganés, fue estrenada el pasado mes de octubre). La iniciativa forma parte del proyecto pedagógico del Teatro Real que combina la presencia de una nómina de cantantes noveles en escena y de la orquesta-escuela de la Sinfónica de Madrid en el foso con un público familiar y escolar al que preferentemente se dirigen las funciones. A excepción de ese detalle, nada difiere en esta producción de la habitual excelencia escénica y musical del primer coliseo lírico del país (presupuesto incluido).

Violante (Maite Alberola) y Don Lelio (Juan Antonio Sanabria)

La obra gira argumentalmente alrededor del cuadrángulo dibujado por una joven coqueta, su celoso tutor y dos apasionados pretendientes (uno noble, ya prometido con otra dama, y otro humilde, del que la protagonista se enamora) que se la disputan; el libretista, quienquiera que sea, sabe resolver con gracia el enredo amoroso haciendo que la historia gane en interés conforme la obra avanza. Martín y Soler escribe la que será su primera partitura teatral conocida demostrando una evidente madurez técnica (apenas contaba veinte años) y una indudable comunión con la estética de su tiempo; sin embargo, aunque la música tiene un impecable acabado formal sus páginas carecen de vida, echándose a faltar algo de chispa (las seguidillas cantadas en el desenlace del segundo acto son quizás la excepción que confirma la regla).

Además, la tozuda obsesión de recuperar la obra tal y como se estrenó (en italiano, en el Real Sitio de la Granja de San Ildefonso, donde estaba la corte) priva al público de la comprensión del texto y le obliga a escuchar unos insoportables recitativos. El tutor burlado o La madrileña, versión castellana de esta farsa en tres actos (probablemente adaptada por Pablo Esteve), fue estrenada en el Teatro de la Cruz de Madrid tres años después de su presentación cortesana cuando el compositor ya había dado el salto a Italia, en lo que iba a tornarse en una imparable carrera europea. Recuperada en 1995 por Víctor Pagán y Carles Magraner (que la llevó al disco), la versión en español resulta mucho más viva y adecuada para poner en escena, teniendo en cuenta las características de la música y del libreto de este Martín y Soler primerizo.

Susana Cordón y Javier Galán

La puesta en escena de Ignacio García es, como todos los trabajos del joven director madrileño que hemos visto, impactante. En ella priman los valores artísticos dejándose algo de lado la eficacia dramatúrgica (aunque no se desatiende nunca la dirección de actores), hecho curioso si se tiene en cuenta que, en teoría, se trata de un espectáculo dirigido a niños y jóvenes, lo que García olvida por completo. Una mezcla de deliciosa estética dieciochesca y de ubícua ambientación espacial hace que la historia narrada se columpie a ambos lados de un marco conceptual y estético regido de tal modo por la escenografía, el vestuario y la iluminación que a veces provoca la distracción del espectador (por ejemplo a través de bellos ingenios luminosos y de tramoya). La parte musical se resiente de una dirección orquestal poco matizada por parte de Lorenzo Ramos: los cantantes se ven forzados a gritar para destacar por encima de una orquesta que toca con demasiada fuerza casi todo el tiempo. De entre el más que correcto reparto nos quedamos con la pareja protagonista (Susana Cordón/Marc Canturri, la noche que asistimos al montaje), en la que los valores canoros y los teatrales estuvieron especialmente equilibrados y logrados.

¿Cómo puede entenderse esa despreocupación por el patrimonio lírico español por parte del Teatro Real? El buque insignia de la ópera en España no puede olvidar la rica tradición músico-teatral propia, por mucho que la ciudad de Madrid tenga otro centro de exhibición dedicado (de forma muy limitada por presupuesto y por falta de decisión política) a ella. Y lo que es peor, ¿por qué complejo de inferioridad no confesado, en el caso de decidir el Real programar una obra hispana opta casi indefectiblemente por una “ópera” cuando la historia y la experiencia nos dicen que los mayores logros artísticos de los compositores teatrales españoles están en las “óperas cómicas”, vulgo “zarzuelas”? ¿Cuántos patinazos necesitarán dar los responsables de la programación de este referencial teatro para darse cuenta de ello?

© Ignacio Jassa Haro 2007


Il tutore burlato . Música de Vicente Martín y Soler. Libreto anónimo basado en el de la ópera La frascatana de Filippo Livigni (con música de Giovanni Paisiello) Reparto: Violante - Susana Cordón; El caballero Don Lelio - José Ferrero; Donna Menica - Beatriz Díaz; Don Fabricio - Xavier Mendoza; Pippo - Marc Canturri; Anselmo - Gerardo López; Pastor y criado - Camilo Maqueda; Clavecinista - Sergio Castelar; Orquesta-Escuela de la Sinfónica de Madrid; Ana Garay (escenografía); Antonio Belart (figurines); José Luis Canales (iluminación); Ignacio García (dirección de escena); José Antonio Montaño (maestro repetidor y clavecinista); Lorenzo Ramos (dirección musical)
Nueva co-producción del Teatro Real de Madrid y la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales, en colaboración con la Universidad Carlos III de Madrid
Edición crítica de la partitura y el libreto a cargo de Giuseppe de Matteis (Ediciones Iberautor S.R.L./Instituto Complutense de Ciencias Musicales, 2007)


in English
portada de zarzuela.net