La verbena de la Paloma (credito:  Hebbel-Theater Berlin)

Bretón • de la Vega (ad. Bollaín)
Noche de verano
en la verbena de la Paloma

Teatro Auditorio de San Lorenzo del Escorial
(El Escorial, 30 de Julio de 2006)


Enrique Mejías García


Un nuevo espacio escénico; nuevas esperanzas

Después de un larga, aunque comprensible espera, la Comunidad de Madrid por fin ha inaugurado el Teatro Auditorio de San Lorenzo del Escorial, programando para ello un Festival donde la música instrumental y la lírica han ido de la mano. No se puede negar a los programadores buen criterio y acertado gusto a la hora de elegir las obras y el repertorio de los conciertos. Se ha situado el listón muy alto y, por tanto, deberán mantenerlo en lo venidero si no quieren defraudar las expectativas del público.

¿Se trata este primer Festival de San Lorenzo del Escorial de una declaración de intenciones? Esperemos que sí. De Die Zauberflöteal Siegfried... de Monteverdi a La verbena de la Paloma. Los aficionados a la zarzuela deberemos seguir de cerca los pasos que dé este Auditorio, pensando que no es casualidad que en su primer Festival se haya programado una obra paradigmática del género como es La verbena y con una propuesta escénica absolutamente innovadora, de calidad indiscutible y que no dejará indiferente a nadie. Esperemos que todo el esfuerzo empleado y el presupuesto invertido en la creación de este espléndido Auditorio no quede en aguas de borrajas.

Teatro Auditorio de San Lorenzo del Escorial

El edificio diseñado por el E studio Picado-De Blas Arquitectos es un espacio ultramoderno, de factura impecable y estructurado en torno a diferentes bloques íntimamente ligados a la estructura geográfica del área. Equilibrio, pureza y sobriedad son las claves de este lugar, enclavado en uno de los parajes más bellos de la provincia de Madrid. El único inconveniente –y que no dudamos solucionarán con vistas a la temporada ordinaria del Teatro Auditorio- es el medio de transporte público, hasta ahora muy limitado y que no da respuesta, en ningún caso, a lo que se espera de un espacio de estas características.

Una verbena sin prejuicios

En su primer Festival, sin ningún complejo y a diferencia de tantos y tantos festivales estivales del Estado español, en El Escorial se ha creído en la zarzuela. Y en la zarzuela sin prejuicios, sin ideas preconcebidas y con vistas a un público que sencillamente pide disfrutar cuando acude al teatro a escuchar y ver una vez más la inmortal obra del maestro Bretón... ¡pero no una vez más como se ha representado siempre y de toda la vida!

Marina Bollaín diseñó esta propuesta escénica para el Hebbel- Theater de Berlín en 2002, para una ciudad donde no existen referencias previas de esta zarzuela y donde no se podría posicionar una parte del público, como sí ha ocurrido en El Escorial, aferrándose a valores trasnochados tales como: “¡han dado la vuelta al calcetín de España!” o “¡han destruido a los personajes históricos!”. Felipe II o Martín Lutero son personajes históricos. La Señá Rita y Julián, no.

Los madrileños que años tras año acudimos a las verbenas de agosto (a saber, San Cayetano, San Lorenzo y Nuestra señora de La Paloma) hemos tenido la regocijante sensación de estar viendo sobre las tablas las fiestas de Madrid tal y como son hoy en día. La verbena que celebraremos dentro de dos semanas era la verbena que ayer   admirábamos en la escena. A este objetivo de contemporaneidad inherente a la esencia misma del género chico, ayudó la proyección de un vídeo durante el intermedio en el que se proyectaron secuencias de las fiestas de la Paloma del año 2001 mientras la orquesta interpretaba las briosas notas del pasodoble de María Manuela de Federico Moreno Torroba... pura música en el estilo más genuinamente “Chueca”.

El juego realista propuesto por Bollaín pasa por el siempre mágico filtro propio de la realidad teatral y que dota a la escenografía de una gracia colorista indescriptible y de una estética barrocamente kitsch y lumpen. Julián es hoy un repartidor de bombonas de butano, la taberna de la Señá Rita es el Bar Rita... En una estructura vertical inspirada en las viñetas del 13 Rue del Percebe de Ibáñez se desarrolla esta Verbena más coral que nunca, donde los monólogos se dialogan y donde, en palabras de la directora de escena: “los sentimientos son secretos a voces y todos opinan de todo. Lo que no se cuenta no se siente, no se ve y se olvida pronto. La intimidad no existe”.

La verbena de la Paloma (credito:  Hebbel-Theater Berlin)

Entre los intérpretes destacaron con luz propia los dos barítonos: José Antonio López como Julián y David Rubiera como Don Hilarión. El primero sentó plaza desde su primera frase (“unos ríen y otros lloran de verdad”) con una voz varonil, robusta y de resonancias graves. El segundo, un Hilarión que pasaba por ser un adulto treinteañero, hortera pero con parné, cantó con mucho estilo, perfilando un sensual boticario de voz bella y fuera de todo tópico inherente a tan manoseado personaje. Entre las del sexo bello se encontraban Amparo Navarro, como correcta y salerosa Susana, María José Suárez como Casta y muy buena como cantaora y Marina Pardo como Señá Rita, que si bien actuó notablemente no consiguió convencer en la parte cantada.

Destacaron entre los secundarios Federico Gallar como la Tía Antonia más varonil que hayamos escuchado nunca y que obsequió al público con la interpretación de una bella habanera cantada en catalán. Nuria Castejón supo bailar como sólo ella sabe la soleá del segundo cuadro y una soleares adicionales interpretadas a piano. Cristina Luar fue Doña Severiana, esta vez no como sosita y comedida esposa de Don Sebastián, sino como cantante aficionada de barrio. En el cuadro de la verbena interpretó, para sorpresa de todos, una rumba, “La Bomba” y el bolero “Dos gardenias para ti”, continuando esa práctica naturalista que Bretón ya ensayara señalando esas “piezas de organillo” que deberían sonar en la escena de baile. La Orquesta de la Comunidad de Madrid sonó con inusitado brío, especialmente en el pasodoble del intermedio, y el coro cumplió su papel correctamente, sabiendo moverse de manera adecuada en la escena e interactuando con los personajes principales que dan vida a la trama.

Con producciones de este tipo, ideadas para espectadores sin complicaciones, se vuelve a demostrar lo juvenil, moderno y actualizable de las universales historias que nos cuenta el género chico. Dentro de dos semanas, en la Verbena de la Paloma del año 2006 estamos seguros de que en una esquina del barrio de la Latina habrá una susana esperando a que un hilarión la invite a bailar mientras en la esquina de enfrente hay un julián enfadado y lloroso que le cuenta a su madrina entre dientes eso de que “también la gente del pueblo tiene su corazoncito”. Invitamos a todos los que lean estas líneas a que vengan a Madrid, a que busquen entre sus calles y que participen, todos juntos, de esa fabulosa sensación que es formar parte de la eterna zarzuela que es la vida de esta ciudad.

© Enrique Mejías García 2006


Noche de verano en la verbena de la Paloma , zarzuela en un acto. Música: Tomás Bretón; libreto: Ricardo de la Vega (versión de Marina Bollaín)
Reparto:
Julián – José Antonio López; Susana – Amparo Navarro; Casta/ Cantaora – María José Suárez; Don Hilarión – David Rubiera; Don Sebastián – Emilio Sánchez; Señá Rita – Marina Pardo; Tío Antonio – Federico Gallar; Bailaora – Nuria Castejón; Severiana – Cristina Luar; Tabernero – Felipe García; Vecina – Anabel Aldalur; Joven 1º/ Guardia 1º - Fernando Cobo; Joven 2º/ Guardia 2º - Ángel Sáiz; Orquesta Graffiti
Marina Bollaín (dirección de escena); Josune Lasa, Natascha Von Steiger, Marie Greffath (escenografía); Josune Lasa (vestuario); Olga García (diseño de iluminación);   Peky Spaziani (regidora); Nuria Castejón (coreografía); Orquesta y Coro de la Comunidad de Madrid - Félix Redondo (director del coro); Miguel Roa (director musical)
Producción ejecutiva: Fundación Orquesta y Coro de la Comunidad de Madrid; Producción del Festival de San Lorenzo del Escorial, basada en la producción original del Hebbel- Theater de Berlín


in English
portada de zarzuela.net